La palabra disfemia es la que se asigna a una alteración del habla muy común, pero que es más conocida de manera coloquial como tartamudez. Es por tanto, la disfemia, aquella alteración del lenguaje en la que se dan tropiezos, espasmos y repeticiones. Es normal que muchas personas acudan a un gabinete de logopedia en Badajoz en busca de acabar con este problema que puede dificultarles la comunicación fluida con los demás. 

Las pausas anormalmente largas al hablar y el nerviosismo afectan al que padece este trastorno llegando a causar especial frustración. Se trata de un hecho muy extendido alrededor del mundo y en los niños pequeños se suele dar un periodo de unos seis meses en los que el niño sufre un poco de disfemia. Es normal que la disfemia en estos casos desaparezca por si sola al pasar el tiempo o al entrar en la adolescencia. Habrá que acudir a un gabinete de logopedia en Badajoz si la situación persiste y comienza a dificultar la vida normal de la persona que la padece. 

La tartamudez que persiste y empeora con el tiempo puede provocar que la persona esté tensa y evite hablar en público. Esto suele pasar cuatro veces más en hombres que en mujeres y son diversos los parámetros que influyen en la existencia de la tartamudez. Se cree que afecta bastante un diferente funcionamiento en cada hemisferio cerebral, provocando una descoordinación que lleva a la disfemia. También, el hecho de haber sufrido un accidente que haya podido causar algún tipo de lesión cerebral lleva a padecer disfemia. Sin embargo, también existen causas genéticas que pueden ser importantes en el desarrollo de la tartamudez.

Si notas que tu tartamudez o la de tus hijos impide una comunicación fluida, acude a Clínica Foniatría - Logopedia Doctora Fernández Salazar.